jueves, 5 de agosto de 2010

Mientras yo me muero de vida


W. B. U.

Como una cabellera negra entre mis dedos
se escurre la noche doliente en que estoy,
este pequeño infierno que me han dado.
Mientras me voy muriendo de vida
mi padre se muere de muerte
y se abandona tranquilamente,
en silencio y expectante,
a una soledad maquillada de sonrisas y de afanes…

En este río de la vida ya no lo veré más,
con su cigarro en los labios
tirando sus anzuelos,
contando minutos y esperando oportunidades,
porque sus días de pesca ya terminan,
ya no le quedan gusanos,
ni ganas para sondear los secretos
de sus recorridos torrentes y raudales,
sólo veo ahora su figura quijotesca,
enjuta y lenta
y que le quedan como únicos propósitos
escapar al dolor
por su fiel camino de los recuerdos…

Y mientras el miedo lo asalte,
seguirá erguido mostrando el pecho,
convertido en el superhéroe
que siempre quiso ser.
Seguirá sonriendo y negando el temor,
enfrentando sus enemigos, como antaño,
con estrategias y juegos de guerra,
que disfrutaba vestido de uniforme.

Mientras me voy muriendo de vida,
en este páramo sombrío
entre miedos que me asaltan cotidianos,
mi padre se muere de muerte
y se abandona, junto a sonrisas simuladas,
mirando eternamente atrás,
contando una y otra vez sus historias,
que le pintan los ojos de éxitos,
historias repetidas una y otra vez,
en el fragor de la fiebre
de la noche interminable
y que, seguramente, seguiré escuchando
cuando ya no esté.

Sus días no son más largos que sus noches
y tan oscuros sus miedos,
que no se atreve a compartir.
Sus temores son un permanente cielo,
oscuro y solitario,
sólo estrellado por las luciérnagas
de sus fieles anécdotas…


2 comentarios:

Sandra (if) dijo...

muriendo de vida....me gusta eso...creo que es una muerte natural e inevitable...

unsilencioquenocalla dijo...

en mi caso, Sandra, estoy muriendo atragantado de tanta vida. Goloso, insaciable de tanta luz, de tanta voz y canto... lo cual también puede ser un pecado...